Este exitoso documental llamado Camino, está basado en la vida de Alexia González Barros, nacida en Madrid en el año 1971, a los 13 años de edad Alexia fue diagnosticada con un tumor maligno en su columna vertebral, que al poco tiempo la dejó totalmente paralítica. Pasó por cuatro traumáticas operaciones, y largos tratamientos médicos durante los meses posteriores, increíblemente Alexia fue valiente, aceptó su enfermedad y prefirió ofrecer su dolor y sufrimiento al Papa, a la iglesia, y a su comunidad. Aquí se destacó su paz, sencillez, alegría y fortaleza, estos sentimientos siempre fueron firmes a lo largo de su enfermedad. En la película se presenta a Alexia como una pequeña manejada por su madre, sin embargo en la realidad por sus actitudes Alexia estaba muy cercana a Dios, incluso se afirma que hablaba con él como si se tratara de su mejor amigo, con mucha confianza.

La misma, días antes de morir, le comentaba sus experiencias a sus compañeras de colegio, afirmaba que Dios da las fuerzas necesarias, y aun daban ganas de reír un poquito. Su madre Ramona, en el documental se refleja como una fanática de la religión, obsesionada por controlar y manipular la vida de sus hijas. Pero en la vida real, era una mujer cariñosa, amable, educada y sumamente culta.

La película inspirada en la vida de Alexia, Camino, del director Javier Fesser fue estrenada en Octubre de 2018, en España. Este afirmó que todo lo que se refleja en la película contiene una base de hechos reales, con la intención de plasmar una familia del Opus Dei, con una pequeña en trance de muerte, realizando profundas investigaciones sobre otros casos similares. Sin embargo el filme obtuvo mucha polémica, debido a la forma en la que retrató a los personajes, como fanáticos religiosos aislados de la realidad.

La familia de Alexia no se contuvo a opinar, y envió un comunicado en el que afirmaron que nunca tuvieron contacto cercano con el director, o con cualquier otra persona del equipo. En respuesta a este comunicado el director declaró que tomó algunos hechos que les ocurrieron a diferentes familias, y personas que tenían relación con el Opus Dei, sin embargo que todo lo reflejado está basado en vivencias reales. Un dato curioso es que el documental comienza con el momento de su muerte, luego de esto retrocede cinco meses atrás para poder apreciar y contar toda la historia, desde antes del comienzo de la terrible enfermedad. Algunas escenas fueron grabadas en el Hospital del Carmen en Ciudad Real, otras en Pamplona, y otras en Madrid. De esta película se filmaron dos versiones, una en inglés y otra en español, luego de esto fue doblada en diversos idiomas, dejando su fondo musical de la versión original, en español. Alexia está en proceso de beatificación actualmente. También hay que destacar que desde su fallecimiento su fama de santidad se extendió de una manera natural y espontánea, muchas personas se sienten conmovidas por ese bello ejemplo, desde todo el mundo, poco a poco fueron llegando testimonios de almas que se han acercado a Dios.